Han pasado más de 20 años y la reserva forestal que fue declarada en 1977, mediante la Resolución 76 del Presidente de la República, sigue sin ser registrada en los folios de matrícula inmobiliaria de los predios afectados por ella (ver explicación de esto). Más aún, como lo muestran la Resolución 2337 de 1985 y los acuerdos 17 y 18 de 1990, a la reserva declarada originalmente se le han quitado unos buenos pedazos. Es en este contexto que el ciudadano Carlos Alberto Mantilla Gutiérrez interpone una acción de cumplimiento ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca para que la reserva del 77 sea registrada de una vez en los folios de los predios afectados. El Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en esta sentencia, ordenará al Ministerio de Ambiente que haga el registro correspondiente.

El documento de la tutela presentada no lo tenemos.

Búsqueda de contenido