Acá tenemos la razón por la cual el Acueducto de Bogotá es dueño de algunos predios de los Cerros Orientales. Pues, con la intención de asegurar las fuentes de agua de la ciudad, en este acuerdo se autorizó al Distrito para comprar o expropiar aquellos predios en los que nacía el agua que alimentaba el acueducto de la ciudad.

Descargue el documento completo (PDF – 1MB)

Búsqueda de contenido